Los últimos desastres naturales demuestran que las tormentas invernales, lluvias torrenciales y olas de calor estivales se intensifican debido al cambio climático.