No es grafeno: investigadores de Alemania y Finlandia descubren un nuevo tipo de material de carbono atómicamente fino