Los plásticos termoestables ofrecen numerosas aplicaciones, pero no pueden remoldearse ni reciclarse. Una nueva versión de estos polímeros admite el reciclado y conserva las propiedades útiles.