Los alimentos caducos pueden causar infecciones, intoxicación, indigestión o la muerte

CIUDAD DE MÉXICO (26/ABR/2015).- En esta época de calor, al comprar o consumir alimentos y productos hay que hacerlo de forma cautelosa y responsable, porque estos sufren cambios en sus componentes nutrimentales que pueden derivar en infecciones, intoxicación, indigestión o la muerte.

De acuerdo con el químico en alimentos, Fernando Hiram Ramírez Cahero, consumir alimentos caducos representa un riesgo microbiológico considerable, ya que los consumidores pueden enfermar por intoxicación de bacterias u hongos; la salmonelosis, el botulismo o el estafilococo dorado, son las enfermedades más comunes.

La importancia de la química en alimentos, afirma, reside en la implementación de soluciones químicas que permitan preservar las características de los alimentos por largos períodos; mediante enfriamiento, congelación, pasteurización, secado, ahumado, entre otros.

Destaca que no todos los químicos son nocivos para el ser humano y usados de manera racional y estudiada, son de gran ayuda para satisfacer la creciente demanda de alimentos en el planeta, indicó.

Agrega que la química de alimentos está relacionada con áreas como la nutrición, la microbiología, la toxicología, el análisis de alimentos, la legislación y normatividad en alimentos, la producción industrial, la biotecnología, la medicina veterinaria, la gastronomía molecular, así como en la medicina humana.

En su opinión, México carece de liderazgo en este ámbito, dado que países como Estados Unidos, Canadá o Francia acapararon ese campo, sin embargo, con la gran diversidad de alimentos que produce el país, hay oportunidad para revertirlo.

En esta época de altas temperaturas, al adquirir productos envasados debe revisarse la fecha de caducidad, detectar que no tengan abolladuras o abombamientos, de igual modo, verificar que productos perecederos como los cárnicos estén refrigerados a menos siete grados y sin olores putrefactos, señala el especialista.

Mencionó que la química de alimentos permite evitar posibles consecuencias negativas, tanto en alimentos procesados como en alimentos frescos, debido a que estos también producen sustancias químicas de importancia toxicológica para el organismo humano.

Ramírez Cahero sugiere que al comprar carnes rojas, elegir aquellas de color brillante y no las de color marrón, mucho menos aquellas expuestas en la calle y con iluminación en los refrigeradores, porque ya están en proceso de deterioro y por ende, contaminados.

En el caso de pescado, examinar que no tenga los ojos turbios -cafés- o hundidos, que no presenten mal olor ni pérdida de color en la piel; de lo contrario, optar por aquel que viene empaquetado y congelado. A mayor olor, menos frescura, alude.

Respecto a los mariscos, procurar que estén vivos al momento de cocción, ya que son más perecederos que el pescado y si se cocinan después de la muerte, desarrollan un importante desarrollo microbiano y compuestos tóxicos que provocan malestar e indigestión.

Por último, recomienda refrigerar inmediatamente los alimentos frescos, incluso el huevo; de igual modo exhorta a hervir el agua y los alimentos sin interrupciones, de lo contrario se propician la incubación de bacterias y la alteración de los alimentos, concluye.

http://www.informador.com.mx/tecnologia/2015/588643/6/quimica-la-ciencia-que-permite-consumir-alimentos-en-buen-estado.htm