Una técnica que dota a las plantas de bioluminiscencia podría ayudar a desvelar incógnitas del metabolismo vegetal.

Numerosos animales y microorganismos, desde luciérnagas hasta bacterias y hongos, tienen la capacidad de emitir luz, un fenómeno conocido como bioluminiscencia. Esta se produce como resultado de la oxidación de una molécula en su organismo llamada luciferina. En los animales, la bioluminiscencia desempeña varias funciones: atraer a las parejas sexuales, engañar a las presas, comunicarse, etcétera. Sin embargo, dicha propiedad resulta inexistente en el mundo vegetal.

Ahora, un equipo internacional de científicos ha modificado genéticamente plantas de tabaco y ha conseguido que emitan brillo durante todo su ciclo biológico. Aunque con anterioridad se habían introducido genes de bioluminiscencia bacterianos en plantas, la técnica era engorrosa y producía muy poca luz. También se les había incorporado luciferina de forma exógena, pero el proceso es caro y puede resultar tóxico para la planta.

En sus experimentos, los investigadores insertaron en plantas de tabaco cuatro genes del sistema de bioluminiscencia de los hongos, el cual convierte el ácido cafeico (presente en todas las plantas) en luciferina. A continuación, cultivaron cuidadosamente las plantas y observaron que emitían una luminiscencia autosostenida. Esta podía percibirse a simple vista y a lo largo de todas las etapas del ciclo biológico, desde la fase de plántula hasta la madurez. Sus hallazgos, publicados en Nature Biotechnology, pueden servir de base para el desarrollo de técnicas de formación de imágenes que ayudarán a resolver enigmas del metabolismo vegetal.

https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/los-reyes-del-bosque-809/plantas-luminosas-19056