Pintar de color blanco superficies externas para que reflejen mejor la luz y se calienten menos es una práctica muy extendida. Pero ahora, una nueva pintura parece que va a superar la capacidad refrigerante de cualquier otra conocida.

Durante los meses de verano y en las regiones de clima cálido, la mayoría de los edificios dependen de sistemas de aire acondicionado convencionales para transferir el calor del ambiente interior al exterior. Estos sistemas requieren energía y no son el mejor modo de luchar contra el cambio climático global. Aunque desde la década de 1970 se trabaja en el desarrollo de pinturas de enfriamiento por radiación, las creadas hasta ahora no han sido capaces de reflejar suficiente luz solar para funcionar como alternativas viables y comercializables a los acondicionadores de aire tradicionales.

La situación puede que comience a cambiar a partir de ahora. El equipo de Xiulin Ruan, de la Universidad Purdue en Indiana, Estados Unidos, ha logrado una pintura blanca que enfría por debajo de la temperatura de su entorno y con una eficiencia superior a la de otras pinturas.

La capacidad de enfriamiento por radiación que posee la nueva pintura blanca podría ser incorporada en pinturas comerciales, y a un costo barato en comparación con muchas otras pinturas para aislar del calor.

La nueva pintura refleja pasivamente el 95,5 por ciento de la luz solar que llega a su superficie y mantiene las superficies más frías que el entorno adyacente, incluso cuando la luz solar incide sobre ella directamente. Por el contrario, las pinturas comerciales para aislar del calor que actualmente están en el mercado solo reflejan entre el 80 y el 90 por ciento de la radiación solar y no pueden alcanzar temperaturas inferiores a las del ambiente.

[Img #62167]

Esta imagen térmica (infrarroja) muestra que la letra “P” pintada con la nueva pintura de enfriamiento por radiación es mucho más fría que el fondo pintado con una pintura comercial. (Foto: Xiangyu Li, School of Mechanical Engineering at Purdue University)

A fin de poner a prueba las cualidades de la nueva pintura, los investigadores realizaron pruebas de enfriamiento en West Lafayette, Indiana, durante un período de dos días. La muestra de pintura permaneció 10 grados centígrados por debajo de la temperatura ambiente durante la noche y al menos 1,7 grados centígrados por debajo de la temperatura del entorno cuando el Sol estaba en su cenit. Se comprobó que la potencia de refrigeración superaba los 37W/m2 con la incidencia directa de la radiación solar.

Ruan y sus colegas realizaron después una segunda prueba en la que parte de una superficie fue pintada con la nueva pintura mientras que la otra parte fue pintada con una pintura blanca comercial. El grosor de ambas capas de pintura fue el mismo. Una cámara de infrarrojos reveló que la pintura acrílica a base de carbonato de calcio era capaz de mantener, bajo luz solar directa, una temperatura inferior a la lograda por su homóloga comercial.

Ruan espera que la tecnología pueda beneficiar a una amplia gama de sectores industriales, desde el de la construcción hasta el alimentario, pasando por el de la automoción y otros, prestando servicios de refrigeración a, por ejemplo, edificios residenciales o laborales, centros de datos, almacenes de alimentos, automóviles y otros vehículos, equipamientos eléctricos situados en exteriores e infraestructuras militares.

La nueva pintura es compatible con el proceso de fabricación de pinturas comerciales. El costo de elaboración industrial puede ser comparable al de estas o incluso menor, en opinión de Ruan. (Fuente: NCYT de Amazings)

https://noticiasdelaciencia.com/art/39952/pintura-blanca-con-una-espectacular-capacidad-refrigerante