Las nuevas estructuras nanométricas de sílice se unen al péptido amiloide beta gracias a los anticuerpos específicos que recubren su superficie y evitan su acumulación en el cerebro.