Circuitos biológicos integrados en la indumentaria detectarían el SARS-CoV2 y otros patógenos.