FEIQUE

Madrid, 27 de noviembre de 2020 – La Economía Circular se sitúa en el centro de la estrategia de las empresas químicas. Así se pudo constatar ayer en la primera sesión online de la iniciativa Smart Chemistry Smart Future, promovida por Feique y Expoquimia, el Encuentro Internacional de la Química (Fira de Barcelona), que se focalizó en la soluciones innovadoras y disruptivas en las que está trabajando la industria química proporcionando tecnologías, materiales y procesos que están impulsando un cambio de paradigma social en la forma de producir y de consumir, hacia un modelo basado en la reutilización y la circularización.

El encuentro Innovación química para acelerar el cambio hacia una Economía Circular ha supuesto el arranque de una serie de sesiones que Smart Chemistry Smart Future desarrollará en los próximos meses dentro de las sesiones virtuales de UNPRECEDENTED: Industrial Dialogues de Expoquimia. Su propósito es mostrar proyectos y casos de éxito en los que las empresas químicas ya están trabajando para dar respuesta a los principales retos a los que se enfrenta la sociedad en el ámbito de la economía circular, la transición energética y el cambio climático, el acceso a la alimentación y la salud para una población creciente o la digitalización para procesos productivos más sostenibles e inteligentes.

Durante la sesión se han podido conocer, de primera mano, ejemplos muy claros de cómo las empresas químicas ya están desarrollando soluciones innovadoras, en muchos casos disruptivas, para maximizar la eficiencia de recursos minimizando, a su vez, la generación de residuos a lo largo de las cadenas de valor propias y de otros sectores, para contribuir activamente a reducir su huella de carbono y al Desarrollo Sostenible.

Para ello, se ha contado con las intervenciones de Xavier Ribera, Director de Comunicación, Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de BASF en España y Portugal; Domingo Font Vidal, jefe de ventas de compuestos de PVC y especialidades de Ercros; y Álvaro Iglesias, Segundo Director de la Planta de MDI de Covestro España, quienes, bajo la moderación de Esmeralda Honrubia, Directora de Comunicación de Feique,  han explicado cómo estas compañías punteras han ido incorporando soluciones circulares en sus procesos de producción, a la vez que generan y producen materiales, productos y tecncologías que ayudan a que la sociedad en su conjunto sea más circular.

Una de las principales conclusiones de la jornada es que el gran potencial innovador del sector químico, como principal inversor industrial que es en I+D+i (dedica 2.800 millones de euros anuales a esta área), hace posible que esta industria sea una de las que más está contribuyendo a acelerar la transición hacia la circularización productiva por múltiples caminos: desde el reciclado químico, el reciclaje de baterías, la circularización de productos de consumo final o biopolímeros de altas prestaciones con un amplio rango de aplicación, hasta el reaprovechamiento de biomasa, CO2 o residuos para reemplazar al petróleo. Ámbitos que han centrado las exposiciones de los expertos y que suponen solo una parte del gran abanico de posibilides que desarrolla la industria química en su conjunto en la actualidad.

Xavier Ribera (BASF) se ha detenido en el compromiso de BASF con el desarrollo sostenible mediante la incorporación de soluciones a lo largo de toda la cadena de valor: “circularizar los recursos en la obtención de materias primas, los procesos de producción y los propios productos que llegan a los clientes y a la sociedad es una de nuestras máximas” y ha incidido en la necesidad de “construir alianzas y soluciones sólidas que nos lleven al futuro que todos queremos a través del desarrollo sostenible”.

Por su parte, Domingo Font (ERCROS) ha presentado la estrategia de Ercros para alcanzar una verdadera economía circular desde la innovación química. En el marco de esta apuesta, la compañía desarrolla la gama ErcrosBio de biopolímeros, un producto enfocado a aplicaciones de alta duración y con buena resistencia térmica y mecánica, que contribuyen a la economía circular al ser de origen vegetal, compostables, reciclables y biodegradables, aportando así una importante contribución a una verdadera economía circular desde la I+D+i química.

Para finalizar, Álvaro Iglesias (Covestro) se ha centrado en la importancia de seguir desarrollando materias primas alternativas al petróleo para poder alcanzar una plena circularidad. Covestro plantea un escenario a futuro en el que la industria química debe ser “del todo circular”, en su caso,  a través de la progresiva transformación de sus instalaciones, para ser capaces de funcionar en un ciclo totalmente sostenible. Asimismo, ha incidido en que “Materias como la biomasa, el CO2 y las moléculas originarias de residuos que han llegado al final de su vida útil lograrán reemplazar en su totalidad al petróleo como principal materia prima”. Iglesias ha presentado, además, algunas de las iniciativas que Covestro ya lleva a cabo en sus plantas de España, en el camino a conseguir su objetivo de plena circularidad.

La sesión, que ha concluido con un interesante turno de preguntas en el que ha quedado patente los múltiples caminos por los que la industria química está proporcionando soluciones al reto de la Economía Circurlar, ha demostrado que el sector químico juega un papel crucial para poder alcanzar como sociedad los objetivos marcados por los distintos planes de acción y estrategias en torno a la economía circular, como el reciente Plan de Acción de Economía Circular de la UE, el Pacto Verde Europeo o la Estrategia Española de Economía Circular 2030, sin perder de vista los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU como marco de acción, entre otras.