Con espíritu didáctico, la guía que publica el INTA busca estimular a los horticultores de la ciudad para paliar así problemas de alimentación por falta de recursos.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ha publicado una guía didáctica cuyo objetivo es orientar la horticultura en el espacio urbano. La iniciativa de hacerlo no se originó en la actualidad, sin embargo.

Los antecedentes se encuentran tres décadas atrás entre nosotros y, así también, en países de otros continentes, como ha ocurrido en España. Para hacer referencia a un dato concreto, en Rosario, la agricultura urbana tuvo su inicio en 1980, en el curso de una experiencia promovida por una ONG en un espacio de dimensión barrial. Ese paso se formalizó luego, al crearse en esa ciudad el Departamento de Huertas Comunitarias, en la órbita del municipio.

A partir de esa institucionalización se avanzó en un Programa de Agricultura Urbana coordinado por el INTA, con el objetivo de contribuir de modo positivo a la crítica situación que afrontaba el país a principios de este siglo.

Es de señalar que, ya en el lapso de las últimas décadas de la centuria pasada, los huertos urbanos se habían multiplicado y ganado en importancia local por su aporte a una alimentación de calidad en lo producido sin afectar el cuidado ambiental. En ese tiempo aparecieron, también, clubes de trueque y huertas comunitarias, originadas en razón de las necesidades insatisfechas que padecía la población.

Lo reciente, en lo que concierne a la evolución de una iniciativa que prosperó y se diversificó en pocos años, ha sido la aparición de una publicación del INTA en la cual se presentan diversas tecnologías factibles de emplear por horticultores de la ciudad, aptas también para incorporarse en las escuelas y otras instituciones.

La obra, titulada Mi casa, mi huerta, ha sido redactada con espíritu didáctico por sus autores, los ingenieros agrónomos Janine Schonwald y Francisco Pescio, y puede descargarse en versión PDF desde la página del organismo oficial (www.inta.gob.ar). En ese texto se informa acerca de modos innovadores de cultivar distintas especies, ya sea en patios, terrazas o balcones; es decir, en espacios reducidos, sin abandonar la aplicación de un criterio orgánico. Según el INTA, existen ya más de 700 mil huertas hogareñas en todo el país.

http://www.todoesquimica.com.ar/#/seccion/Actualidad/En-sociedad/Huertas-en-el-espacio-urbano