La merma del ozono atmosférico sobre la Antártida en el siglo pasado alteró el clima del hemisferio Sur. Pero con el progresivo restablecimiento de la capa, la tendencia que se indujo ha interrumpido su avance.