Se está desarrollando una nueva generación de fármacos que pueden activarse y desactivarse mediante luz. La gran selectividad que ofrecen reduce los efectos secundarios y abre nuevos caminos hacia terapias altamente específicas para el dolor, el cáncer y el párkinson.