Nuestra percepción de los colores es mucho menor de lo que se pensaba.

Para analizar la percepción visual del color, los investigadores proveyeron a los participantes de gafas de realidad virtual con el objetivo de rastrear sus ojos mientras los «sumergían» en un entorno de 360 grados. Las imágenes virtuales mostraban espacios naturales y escenas habituales, entre ellas, visitas a lugares históricos, actuaciones de danza callejera y conciertos sinfónicos. Los observadores podían explorar sus alrededores simplemente girando la cabeza.

Con la herramienta de seguimiento ocular, los experimentadores sabían exactamente hacia dónde miraban en todo momento. También podían efectuar cambios en el aspecto del entorno visual, por ejemplo, que solo las áreas que la persona estaba observando fueran de color y el resto en blanco y negro. Después de una serie de pruebas, encuestaron a los participantes con el objetivo de comprobar si habían notado la ausencia de color en la periferia de la escena (la periferia en el campo visual de una persona comprende unos 210 grados, extensión que equivale, más o menos, a los de sus brazos estirados a izquierda y derecha).

La percepción del color de la mayoría de las personas se limitaba a una pequeña área alrededor del punto muerto de su campo visual. Cuando los investigadores eliminaron gran parte de los colores de la periferia, la mayoría no se percató de ello. En el caso más extremo, casi un tercio de los observadores no se dieron cuenta que menos del 5 por ciento de todo el campo visual se presentaba en color (un ángulo de visión de 10 grados). Incluso los participantes se sorprendían al descubrir, más tarde, que la periferia de una escena virtual que acababan de explorar estaba en blanco y negro.

En un segundo estudio, solicitaron a los sujetos que indicaran si el color en el área periférica de la escena se encontraba desaturada. Los resultados fueron similares: la mayoría de las personas no percibió cuándo el color de la periferia había sido eliminado.

«Nos sorprendió que los participantes no advirtieran que habíamos suprimido el color de hasta el 95 por ciento de mundo visual», afirma en un comunicado de prensa Caroline Robertson, del Dartmouth College y autora principal de estudio. «Estos hallazgos demuestran que nuestro sentido intuitivo de un mundo visual rico y colorido es en buena medida incorrecto. El cerebro humano completa gran parte de la experiencia perceptiva», concluye.

Fuente: Dartmouth College

Referencia: «The limits of color awareness during active, real-world vision». Michael Cohen et al., publicado en línea en PNAS el 8 junio de 2020.

https://www.investigacionyciencia.es/noticias/cuntos-colores-de-nuestro-entorno-detectamos-18711?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=Psicolog%C3%ADa+y+neurociencias+-+Junio+%28II%29