Identifican un conjunto de proteínas que permiten determinar si una persona mejorará su salud cardiovascular tras realizar un entrenamiento de resistencia.

El consumo de oxígeno constituye una medida de la capacidad del organismo para suministrar al músculo esquelético el oxígeno que requiere para realizar un trabajo físico. Ahora, Jeremy M. Robbins, del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, y sus colaboradores identifican proteínas relacionadas con este parámetro que podrían ser de utilidad para determinar el estado de físico de una persona y su respuesta al ejercicio.

En el estudio, publicado por la revista Nature Metabolism, participaron 650 voluntarios adultos sanos, de 34 años de edad media, 55 por ciento mujeres, con un estilo de vida sedentario. A lo largo de 20 semanas, los participantes realizaron un programa de ejercicios de resistencia. Los investigadores tomaron muestras de sangre antes y después de este período de entrenamiento.

El análisis detectó 5.000 proteínas en el plasma sanguíneo. De estas, 147 se relacionaron, tras ajustar las variables de sexo, edad, raza e índice de masa corporal, con el consumo máximo de oxígeno antes de iniciar la rutina de ejercicios, y 102 con una mejora del consumo de oxígeno después de finalizar el programa de entrenamiento. Dichas moléculas participan en múltiples y variados procesos como la formación de vasos sanguíneos y fibras musculares, el metabolismo de la glucosa, el mantenimiento del sistema esquelético o la reparación de los tejidos, así como en otras funciones desconocidas a día de hoy.

De forma interesante, los investigadores lograron predecir qué personas experimentarían una mejora en el consumo máximo de oxígeno tras el ejercicio. Para ello, combinaron los datos de las proteínas relacionadas con el consumo de oxígeno antes del entrenamiento con los datos del historial clínico de los voluntarios. Asimismo, también hallaron una correlación entre el perfil proteico, tanto el anterior como el posterior al ejercicio, y el riesgo de mortalidad.

Para Robbins y sus colegas, los resultados de la investigación permiten ahondar en el conocimiento de las proteínas y procesos involucrados en los cambios que ocurren en el organismo a causa de la actividad física. Asimismo, esperan que estos ayuden a desarrollar nuevos modelos que permitan predecir y mejorar el estado de salud de las persona

Fuente: https://www.investigacionyciencia.es/noticias/cmo-predecir-el-beneficio-que-tendr-el-ejercicio-para-el-organismo-19974?utm_term=Autofeed&utm_campaign=tw&utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1625869675