La huella química revela el origen