Simplemente pon un pie delante del otro y potenciarás tu cerebro a la vez. Esa es la conclusión de un pequeño estudio que encontró que el impacto del pie al caminar envía ondas de presión a lo largo de las arterias que aumentan el suministro de sangre al cerebro.

El investigador Ernest Greene y sus colaboradores de la Universidad de las Tierras Altas de Nuevo México aseguran que actividades como andar en bicicleta, caminar y correr podrían optimizar la función cerebral y la sensación general de bienestar durante el ejercicio.

Antes, el suministro sanguíneo del cerebro se consideraba como una acción involuntaria que no se veía afectada por el ejercicio ni por los cambios en la presión arterial. Pero investigaciones anteriores han mostrado que el impacto del pie al correr se asocia con ondas que fluyen en retroceso en las arterias que ayudan a regular la circulación hacia el cerebro.

El estudio mostró que caminar resulta en un aumento significativo del flujo sanguíneo al cerebro. (F)

http://www.eluniverso.com/vida/2017/05/03/nota/6164626/camina-dale-vida-cerebro