Goldman, Jason G.

El planeta está perdiendo territorios vírgenes que son clave para mantener la salud de los ecosistemas.

La humanidad ha dejado su huella en todo el planeta: ni un solo ecosistema permanece del todo virgen. Pero algunos han quedado menos afectados que otros. Y la medida en que la Tierra logra proveer hábitats aptos para la flora y la fauna, secuestrar carbono atmosférico y regular el ciclo del agua dulce depende de la extensión de las regiones poco alteradas. Esos territorios, donde la influencia humana sigue escaseando lo bastante como para ser fácilmente detectable desde un satélite, representan un objetivo primordial para la conservación. Mediante imágenes de satélite, un grupo de investigadores ha cartografiado el declive mundial acaecido entre 2000 y 2013 de esos «paisajes forestales inalterados», definidos como un mosaico de bosques y ecosistemas naturales sin árboles con una extensión mínima de 500 kilómetros cuadrados. Cerca de la mitad de la superficie del planeta ocupada por este tipo de paisajes se halla en los trópicos, mientras que un tercio radica en los bosques boreales de Norteamérica y Eurasia. La explotación maderera, la agricultura, la minería y los incendios son los culpables del retroceso, como se ha expuesto el pasado enero en Science Advances. ¿El dato positivo? Los territorios que gozan de protección legal, como los parques nacionales, tienden a permanecer intactos.

EN CIFRAS

12,8 millones de kilómetros cuadrados Extensión total de los paisajes forestales inalterados en 2000, una cifra equivalente a la tercera parte de la superficie lunar.

Casi 1 millón de kilómetros cuadrados Área aproximada perdida de paisajes forestales inalterados del 2000 al 2013, una superficie similar a la de Egipto.

65
Número de países que acogían como mínimo un paisaje forestal inalterado en el 2000.

19
Número de países que perderán todos sus paisajes forestales inalterados en 60 años si la degradación continúa al ritmo actual.

http://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/el-origen-de-la-tecnologa-709/bosques-en-declive-15371