En Groenlandia hay unas 30 instalaciones militares abandonadas en las que el gasóleo (diésel), antaño utilizado para mantener en funcionamiento generadores y otra maquinaria, puede haberse filtrado a la tierra, como resulta fácil sospechar viendo extensos conjuntos de bidones de gasóleo muy herrumbrados.

 

Un caso probado de contaminación de este tipo es el de un aeródromo militar abandonado (base 9117, de Mestersvig) en la costa de Groenlandia oriental. Cuarenta toneladas de gasóleo contaminaron el suelo en ese lugar. Por ello, la Defensa danesa y la empresa de ingeniería NIRAS iniciaron un experimento para optimizar las condiciones en las que ciertas bacterias naturales del suelo descomponen los compuestos de gasóleo

 

Unos científicos de la Universidad de Copenhague en Dinamarca y del Servicio de Prospección Geológica de Dinamarca y Groenlandia (GEUS) realizaron un seguimiento continuo de las poblaciones bacterianas y de la biodegradación de los compuestos del gasóleo. Después de cinco años, los investigadores descubrieron que las bacterias habían saneado hasta el 82% de las 5.000 toneladas de tierra contaminada.

 

«Las bacterias han demostrado ser extremadamente eficaces para descomponer la gran mayoría de los compuestos del gasóleo. Por ello, este método natural puede aplicarse en otros lugares del Ártico, donde de otro modo sería increíblemente costoso retirar la tierra contaminada por medio de aviones o barcos», explica el profesor Jan H. Christensen de la Universidad de Copenhague. Christensen ha sido el encargado de analizar las huellas químicas en la tierra contaminada con gasóleo.

 

El método de saneamiento se aplica distribuyendo la tierra contaminada en una fina capa, que luego se ara, se abona y se oxigena cada año con el fin de optimizar las condiciones en que las bacterias degradan los hidrocarburos.

 

[Img #64346]

Terreno contaminado con gasóleo, en proceso de limpieza por bacterias. (Foto: Anders Christian Vestergaard)

 

En el caso de este aeródromo militar, ha quedado claro que las bacterias pueden degradar fácilmente los compuestos contaminantes del gasóleo en la tierra, a pesar de las bajas temperaturas que reinan en Groenlandia.

 

Los investigadores van a volver a Groenlandia este año para realizar nuevos análisis sobre el curso del experimento. Confían en descubrir que las bacterias han degradado con éxito la masa restante de gasóleo. (Fuente: NCYT de Amazings)